¡Actúa!

2019 Año Internacional de las Lenguas Indígenas


A través del lenguaje no solo nos comunicamos. Desde tiempos inmemoriales, esta herramienta nos ha servido para definir nuestra identidad, expresar nuestra historia o mostrar nuestra cultura.

A través del lenguaje aprendemos y participamos en todos los aspectos de la sociedad. Las lenguas ayudan a preservar la historia, las costumbres, la memoria, las formas únicas de pensamiento, significado y expresión.

Pero, además, las lenguas indígenas son reconocidas por Naciones Unidas como herramientas para el desarrollo, la protección de los derechos humanos, la consolidación de la paz y la reconciliación de los pueblos.

El derecho de una persona a utilizar el idioma de su preferencia es un requisito previo para la libertad de pensamiento, de opinión y de expresión. Y ejercer ese derecho es también clave para reclamar su acceso a la educación, el empleo, la construcción de sociedades inclusivas y otros valores consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos. 

Los poseedores de estas lenguas no solo son líderes en la protección del medio ambiente, sino que además sus idiomas representan sistemas complejos de conocimientos y deben reconocerse como un recurso nacional estratégico.

Los pueblos indígenas fomentan y promueven culturas, costumbres y valores locales singulares que se han mantenido durante miles de años. Las lenguas contribuyen a la rica trama de la diversidad cultural mundial. Sin ellas, el mundo sería definitivamente un lugar más pobre.

Muchos de nosotros damos por descontado que podemos vivir y ejercer nuestros derechos en nuestra lengua materna sin limitaciones ni prejuicios. Pero este no es el caso para todos. De los casi 7.000 idiomas existentes, la mayoría han sido creados y son hablados por pueblos indígenas que representan la mayor parte de la diversidad cultural del mundo. Sin embargo, muchas de estas lenguas están desapareciendo a un ritmo alarmante, ya que las comunidades que las hablan se enfrentan a reubicaciones forzadas, desventajas educativas, pobreza, analfabetismo, migración y otras formas de exclusión social.

Los pueblos indígenas suelen estar aislados en sus países, ya sea por la ubicación geográfica de sus comunidades o por sus diferentes historias, culturas, lenguas y tradiciones.

Ante la complejidad de los sistemas de conocimiento desarrollados y acumulados por estas lenguas a lo largo de miles de años, su desaparición equivale a perder un tesoro cultural.  

Por esta y otras razones las Naciones Unidas decidieron dedicar el 2019 a las lenguas indígenas, a fin de alentar la adopción de medidas urgentes para preservarlas, revitalizarlas y promoverlas.

La celebración del Año Internacional de las Lenguas Indígenas en 2019 ayudará a promover y proteger las lenguas indígenas y mejorar la vida de quienes las hablan. También contribuirá al logro de los objetivos establecidos en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.



MÁS INFORMACIÓN